Análisis Bibliográfico: Richard Stallman

197px-copyright-svg

Se entiende como copyright a la protección jurídica de los derechos de un autor sobre su obra. Este derecho abarca tanto la utilización de la obra (exhibición, copia, etc.) como su usufructo (derecho patrimonial), y se aplica a todo tipo de obras artísticas, científicas y tecnológicas.El copyright vence y se transforma en dominio público luego de trascurrido un período desde la muerte del autor.

EL CONTRATO DE COPYRIGHT.

El sistema de COPYRIGHT funciona mediante la concesión de privilegios y por lo tanto de beneficios, a los editores y a los autores, pero no lo hace en su provecho. Más bien lo hace para modificar su comportamiento: proporciona un incentivo a los autores para escribir y editar más. Los expertos en derecho llaman a este concepto el «contrato de copyright».

La Constitución permite que se concedan derechos de copyright a los autores. En la práctica, normalmente los autores se los ceden a los editores; son los editores, y no los autores, quienes suelen ejercer los derechos y quienes se quedan con la mayoría de los beneficios, aunque los autores consigan una pequeña porción.


EL PRIMER ERROR: EQUILIBRAR LA BALANZA.

El primer paso al malinterpretar el propósito del copyright es elevar a los editores al mismo nivel de importancia que a los lectores.

Se ha dicho mucho que la legislación estadounidense de copyright se propone equilibrar la balanza.  La idea de la balanza asume que los intereses de los editores y de los lectores difieren en importancia de forma sólo cuantitativa, en “cuánto al peso” que debemos darles y en qué situaciones se deben aplicar. El concepto de “balanza” dicta que los privilegios pueden justificarse en nombre de cualquiera que no sea el público. El contrato de copyright coloca el peso en los editores para convencer a los lectores de que cedan ciertas libertades. El concepto de balanza prácticamente invierte este peso, porque en general no hay duda de que los editores se benefician de privilegios adicionales. De
modo que, si no se prueba que el daño causado a los lectores es lo bastante grande
como para “equilibrar” esos beneficios, nos lleva a la conclusión de que los editores
tienen derecho a casi cualquier privilegio que reclamen.
Dado que la idea de “equilibrar la balanza” entre editores y lectores niega a los
lectores la primacía a la que tienen derecho.

¿QUÉ SE CONTRA EQUILIBRA?.

Cuando el gobierno compra algo para el público, actúa en su nombre; su responsabilidad es obtener el mejor trato posible mejor para el público, no para la otra parte del acuerdo.

En el contrato de copyright, el gobierno emplea nuestra libertad en lugar de nuestro dinero. La libertad es más valiosa que el dinero, así que la responsabilidad del gobierno en el empleo sabio y austero de nuestra libertad es incluso mayor que su responsabilidad en el uso de nuestro dinero. Los gobiernos jamás deben poner los intereses de los editores a la par que la libertad del público.

MEJOR CONCESIÓN QUE “EQUILIBRIO”.

La palabra “equilibrio”, ha quedado como una abreviatura de la idea de “equilibrar la balanza” entre lectores y editores. Usar la palabra “equilibrio” para los dos intereses de los lectores sería confuso necesitamos otro término.

Cuando un sujeto tiene dos objetivos que parcialmente entran en conflicto, y no puede realizar ambos por completo, llamamos a esto una concesión. Por lo tanto, mejor que hablar de “equilibrar la balanza” entre las partes, deberíamos hablar de “encontrar la concesión apropiada de libertad que considere tanto su pérdida necesaria como su conservación”.

EL SEGUNDO ERROR: MAXIMIZAR LA PRODUCCIÓN.

El segundo fallo de la política de copyright consiste en adoptar el objetivo de maximizar no simplemente aumentar la cantidad de obras publicadas. El concepto erróneo de “equilibrar la balanza” alzaba a los editores al nivel de los lectores; este segundo error los sitúa muy por encima de ellos.

Aceptar el objetivo de maximizar la publicación supone rechazar de entrada todos estos contratos más ventajosos  este objetivo dispone que el público debe ceder casi toda su libertad de usar obras publicadas, a cambio de sólo unas pocas publicaciones más.

LA RETÓRICA DE LA MAXIMIZACIÓN.

El objetivo de la maximización capacita los editores para argumentar que “cierta práctica está reduciendo nuestras ventas o pensamos que podría reducirlas, y que por lo tanto debe ser prohibida”. Se nos lleva a la espantosa conclusión de que el bien público se mide por las ventas de los editores: lo que es bueno para General Media es bueno para EE.UU.

EL TERCER ERROR: MAXIMIZAR EL PODER DE LOS EDITORES

Una vez que los editores han obtenido el consentimiento para el objetivo estratégico
de maximizar la producción de publicaciones, lo siguiente es probar que esto obliga a otorgarles los mayores poderes posibles a los editores haciendo que el copyright cubra cualquier uso imaginable de una obra o aplicando cualquier otro instrumento legal como las licencias “de sobre cerrado” para conseguir un efecto equivalente

copyleft-svg

El COPYLEFT es un método para convertir un programa en software libre y exigir que todas las versiones del mismo, modificadas o ampliadas, también lo sean.
La forma más sencilla de hacer que un programa sea libre es ponerlo en el dominio público, sin derechos reservados. Esto permite a la gente compartir el programa y sus mejoras, si así lo desean.

En el proyecto GNU, nuestro objetivo es proporcionarles a todos los usuarios la libertad para redistribuir y modificar el software GNU. Si los intermediarios pudieran eliminar esa libertad, nosotros veríamos aumentar nuestro número de usuarios, pero esos usuarios no dispondrían de libertad. Así que, en vez de poner software GNU en el dominio público, lo protegemos con copyleft. De acuerdo con el copyleft, cualquiera que distribuya software, con o sin modificaciones, debe traspasar con él la libertad para copiarlo y modificarlo. El copyleft garantiza que cada usuario goce de esta libertad.

PATENTES.

aaeaaqaaaaaaaaadaaaajdlhywiwzdbmltkwzdgtnda0zi1hngm1lwm4mwy4otjjztk4oq

EL PELIGRO DE LAS PATENTES DE SOFTWARE.

Las patentes de software son patentes que protegen ideas que tienen que ver con el software, ideas que podrían usarse para desarrollar software. Eso es lo que las convierte en peligrosos obstáculos para cualquier desarrollo de software.

Propiedad intelectual. Este término, asume que, digas lo que digas, la forma de considerar el software está en relación a algún tipo de propiedad, cuando esta forma en realidad es una entre muchas otras alternativas. Este término, “propiedad intelectual”, prejuzga la cuestión más básica en cualquiera de las áreas que consideréis. No contribuye a despejar y abrir la mente.

Características de las patentes:

  • Solo protegen las ideas y el uso de las ideas
  • Son publicadas por una oficina de patentes como respuesta a una solicitud.
  • Cuestan mucho dinero. Cuestan más por lo que se paga a los abogados para que realicen la solicitud, que por lo que realmente cuesta su aplicación. Normalmente la solicitud tarda algunos años en ser estudiada.
  • Es un monopolio absoluto sobre el uso de una idea. Incluso si pudieras probar que la idea es tuya, sería completamente irrelevante si la idea ha sido patentada por otro.

EVITAR LA PATENTE.

Evitar la patente Significa no utilizar la idea que cubre la patente. Esto puede ser fácil o difícil, dependiendo de qué idea se trate.

Evitar las patentes puede ser fácil, o puede ser imposible. Podría ser fácil y hacer inútil vuestro programa.

OBTENER LA LICENCIA DE LA PATENTE.

Consiste en conseguir una licencia para la patente en lugar de evitar la patente. Esta no es necesariamente una opción. El dueño de la patente no tiene por qué ofrecerte la licencia, no es obligatorio.

Es lo que ocurre si eres una megacorporación multinacional. Puesto que estas empresas poseen muchas patentes y se intercambian las licencias entre ellas, se libran de gran parte del daño que el sistema de patentes provoca y sólo perciben las cosas buenas.

Así que esta es la opción de obtener una licencia de patente, que puede ser posible o no, según seas capaz de permitírtelo o no lo cual nos conduce a la tercera posibilidad.

REVOCAR LA PATENTE EN UN JUICIO.

Para que algo sea patentado, tiene que ser nuevo, útil y no obvio. “Nuevo” viene a significar “no lo tenemos en nuestros archivos” y “no obvio” significa “no obvio para alguien con un coeficiente intelectual de 50”.

La validez de una patente dependerá de las incidencias en el historial. Muchas incidencias en el historial como, que fue publicado, ¿que fecha?, determinan si una patente es válida.

La posibilidad de ir a juicio para revocar una patente es una opción. Debido a los gastos normalmente ni se plantea, aunque puedas encontrar una prueba sólida que sea suficiente para revocar la patente. Como resultado, una patente nula, una patente que nominalmente no debería haber existido pero en realidad muchas de estas patentes sí existen es un arma peligrosa.


ANÁLISIS: 
EL AUTOR TRATA DE DECIRNOS QUE LA GENTE DEBERÍA SER LIBRE DE USAR EL SOFTWARE, NOS MUESTRA UN PUNTO DE VISTA DIFERENTE SOBRE LOS DERECHOS DE AUTOR Y MUCHAS VECES DESCONOCIDO, VIENDO EN REALIDAD QUIENES SE BENEFICIAN DE LAS IDEAS.

portada_rms-big-both

Bibliográfia: “Software libre para una sociedad libre” de Richard Stallman.

Integrantes:
– Ezequiel Franzé
– Eldes Varassi

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s